¿Cuál es la mejor dieta?

Basta con escribir en un buscador en Internet la frase “dieta para adelgazar” y encontremos miles y miles de referencia a diferentes sitios web que abordan ese tema. Sin embargo, vamos a dejar algo en claro: no existe la dieta perfecta que sirva para todo el mundo. 

Cada individuo es genética y culturalmente diferente, por lo que una dieta genérica no se puede aplicar a todos las personas.

En Estados Unidos se usa mucho el dicho “Una manzana cada mañana, conserva a la gente sana” (An apple a day, keeps the doctor away). El problema es que en los países tropicales una manzana cuesta la mitad de un salario diario y no podemos pedir que vivan solo de una manzana al día. A pesar de esto, si es posible establecer algunos principios de aplicación general con el fin de ajustar nuestro régimen alimenticio a uno que sea cada vez más saludable.

dieta

 Veamos 5 principios:

·         Reducir al mínimo o eliminar los carbohidratos refinados y los alimentos procesados (refrescos; azúcar blanca; arroz blanco; pastas, galletas, y pan hechos de harina refinada; embutidos y carne enlatada). Esto incluye los alimentos precocidos y muchos derivados lácteos y salsas.

·         Comer abundantes vegetales y frutas. Prefiera frutas de temporada que se produzcan en su localidad.

·         Consumir proteínas en proporción a su peso actual. Si usted pesa 75 Kg no debería comer más de 750 gr de proteína al día, es decir, el 1% de su peso. Eso incluye carne, pollo, pescados azules, queso madurado o curado, frutos secos, frijoles de soja y algunas legumbres. No consuma embutidos o redúzcalos al mínimo.

·         Consuma grasas saludables preferiblemente ricas en omega 3. En la medida de su bolsillo prefiera aceite de oliva extravirgen, aceite de coco virgen y mantequilla de pastoreo (no margarina). Las nueces y los pescados azules como el atún, la sardina, la caballa y el salmón también contienen una buena cantidad de grasas saludables.

·         Finalmente, haga del tiempo para comer un momento placentero. Prefiera lugares tranquilos; siéntese en una mesa con la familia o debajo de un árbol frondoso en una plaza pública. Mientras más tranquilo se encuentre mejor aprovechará su cuerpo los alimentos que consume.


Siga estas sugerencia y verá que sin prisa y sin pausa su cuerpo se hará más saludable y se lo agradecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada